Hacer TFG: 6 tips

“Investigar es ver lo que todo el mundo ha visto, y pensar lo que nadie más ha pensado”
Albert Szent-Györgyi

¿Cómo hacer un TFG o TFM?

Esta es LA CUESTIÓN. Sabes que es algo que llegará inexorablemente como una prueba a superar antes de graduarte. Pero en el momento de enfrentarte a  él todo cambia, porque no se parece a ningún examen que hayas hecho en tu Grado. ¿Por dónde hay que empezar un TFG? ¿Cómo se hace un TFG? Aquí tienes 6 tips que funcionan, tanto para un TFG como un TFM

Ante todo, calma. Todas estas dudas son lógicas. Si nunca has realizado investigación académica, no tienes por qué saber cosas imprescindibles a la hora de hacer un TFG. Vas a tener que aprenderlas. Sí, aprenderlas, igual que aprendiste a caminar, a nadar, a conducir y a hacer tortilla de patatas en cuanto dejaste la casa de tus padres para instalarte en tu piso de estudiantes. Nadie nace sabiendo investigar, requiere un proceso que también te enriquecerá a ti.

1. Crea una rutina diaria

Te dirán por ahí que se puede hacer un TFG en una semana: tal vez, pero no con calidad para aprobar. Planifica y cumple sesiones de trabajo diarias, aunque sean cortas. No esperes a que te iluminen las musas. Antes de sentarte a escribir, lee y anota de manera selectiva. Sin combustible, no hay llama [Lee aquí Tipos de TFG y como elegir bien Quizás también te interese: Cómo ser productivo en tu TFG y Cómo utilizar la técnica pomodoro en tu TFG]

2. El tutor no lo es todo

Confía en su apoyo, pero no esperes que te saque las castañas del fuego. El esfuerzo debe ser individual. No vayas a una tutoría si no tienes un progreso que enseñar o una buena colección de dudas a resolver. Aprovecha tu tiempo y el suyo. Pierde la vergüenza, toma notas, pregunta y sobre todo, aprende [Lee aquí: El TFG, tu tutor y tú Quizás también te interese: 3 cosas que no debes exigir a tu tutor de TFG].

3. Ten claros los objetivos

Deben estar bien formulados, ser medibles, realistas y honestos. Ellos son la linterna que te orienta,  dedícales tiempo. Te ayudarán a escoger tus lecturas y a articular el resto de la investigación [Lee aquí Cómo hacer un plan de investigación: primera parte y segunda parte]

4. Construye tu discurso

Sigue una línea argumental y demuestra lo que afirmas. Trata de no llenar páginas sin más. Todo lo que escribas debe conducir al mismo fin: probar tus objetivos y la fortaleza de tus hipótesis [Lee aquí Consejos para redactar el TFG: primera parte y segunda parte]

5. No plagies

Para hacer lo anterior, es bueno que tomes prestadas ideas de otros, pero NO que las robes. Se descubre rápido, queda fatal y no aportará nada a tu TFG o TFM. Además, plagiar es delito. [Lee aquí Por qué debes evitar el plagio]. Para no liarte, haz una lista de las referencias que utilices en un documento aparte, ordenadas alfabéticamente. Las conclusiones deben ser completamente originales porque constituyen tu aportación. En ellas estará buena parte de tu aprobado o tu suspenso, merece la pena cuidarlas.

6. Ponle cariño (spoiler: sube nota)

Mima los detalles, cuida la ortografía, haz una buena maquetación y, sobre todo, transmite con pasión lo que has aprendido en el proceso. Todo eso también te ayudará a destacar del resto y por tanto, a aprobar [Lee aquí Cómo hacer que tu TFG destaque. Quizás también te interese Cómo elegir un buen título para tu TFG y Cómo captar la atención en tu defensa oral].

Hacer bien un TFG o TFM no es sencillo, pero es factible y además, divertido. Aquí tienes más información: ¿Atascado con el TFG? Qué hacer y qué no.

Y si todavía no es suficiente, te lo cuento todo paso a paso y con ejemplos en mi libro Sobrevivir al TFG en Ciencias Sociales y Humanidades. Todo lo que necesitas saber. ¡Hazte con él y triunfa con tu TFG!

¿Te ha resultado útil? ¡No te pierdas nada de Docendo Discitur!