39 escalones con vistas al mar

La persona que hay detrás de este blog tal vez no es como la imaginas. Yo nací un día de invierno con 1.900 gramos de peso y Síndrome de Little (un tipo de encefalopatía infantil) tras un parto complicado. Eso me impide, entre otras cosas, caminar con normalidad. Tengo movilidad reducida, mala coordinación, motricidad fina deficiente (vamos, que no podría ser orfebre ni cirujana) y fracaso viso-espacial (o sea, que tengo el GPS estropeado).

39 escalones con vistas al mar es un gran proyecto personal autoeditado a través de Amazon: te presento mi primera incursión en la escritura literaria para narrar mis experiencias como persona con discapacidad física. Siempre con un prisma positivo, sin lamentos. Tampoco hago trampas: soy honesta y a veces, brutalmente realista. Es tan auténtico que a veces se lee como una novela.

39 escalones-vistas-mar
ISBN 978-1790126392

¿Cuántas veces subes y bajas escaleras en una sola jornada? Es probable que ni siquiera lo hayas pensado. Intenta hacerlo a la pata coja: cuesta mucho, ¿verdad? Así es el día a día de alguien con movilidad reducida. Aquí encontrarás un testimonio en primera persona de lo que supone vivir con discapacidad física. Con una prosa ágil en la que también hay sitio para la ironía y el humor, 39 escalones con vistas al mar te pone en la piel de una persona con dificultades de movilidad y su lucha por vivir en plenitud. Las experiencias aquí recogidas mediante analepsis, sirven para sacar a la luz los prejuicios y grandezas de una sociedad que aún mira con desconfianza al “diferente”. Lejos de ser otra emocionante historia de superación, este libro es un bocado de realidad que te hará reír y llorar. Tan auténtico que te llegará al corazón. Porque vivir es una aventura, pero vivir con discapacidad es una lucha sin cuartel en la que nunca tienes seguro lo ganado. ¿Te atreves a ir más allá de los 39 escalones?

Este libro recoge buena parte de mi vida, aunque no es una biografía. Habla una mujer discapacitada, sí, pero también una mujer trabajadora, una amiga, una investigadora universitaria, una bibliotecaria y una divulgadora. Yo soy todas ellas y no escondo a ninguna. Llamo a las cosas por su nombre. Me río, lloro, sufro, sueño, salgo de marcha, bailo, pierdo, gano, trabajo, me quedo en paro, me reinvento y trato de vivir de acuerdo a mis convicciones. También denuncio la falta de accesibilidad para todos en nuestros pueblos y ciudades. Porque yo odio los bordillos sin rebajar, odio las escaleras que no tienen una rampa al lado o un ascensor cerca. Pero todavía odio más los bordillos que terminan en un escalón (quien haya diseñado semejante mezcla demoníaca debería ser condenado a utilizarlo todos los días con una silla de ruedas, como un nuevo Sísifo sin posibilidad de redención).

39 escalones con vistas al mar te gustará si te gusta la gente valiente, rompedora, luchadora y que busca construir un mundo más sensible a las diferencias. No es un libro de autoayuda, ni da lecciones sobre cómo convivir con limitaciones de movilidad. Solo es la historia de una mujer que siempre estaba más atrás en todas las parrillas de salida de la vida y que, sin embargo, llegó a su meta. Si nunca has convivido con la discapacidad, te descubrirá otro mundo. Si ya la conoces, te dará una nueva perspectiva.

Consigue tu ejemplar por poco más de 15€. ¿Te atreves a subir conmigo y averiguar qué hay al final de la escalera? 😉