Defensa oral, Plan de investigación, TFG, TFM

3 cosas que debes aprender a usar si quieres ser productivo en tu TFG

El TFG es un proceso más o menos largo que pasa por distintas fases. Consultar información, ordenarla y redactar son momentos fundamentales. Pero, ¿sabes trabajar rápido y bien? Ese es el secreto para aprovechar el tiempo y rendir a tope sin agobios. A continuación te muestro tres instrumentos cotidianos que, bien empleados, te ayudarán a hacer tu TFG con mayor aprovechamiento.

estudiante-TFG-TFM
Fuente: Pixabay

Cronograma personal

Es una herramienta que permite ver de manera secuenciada en el tiempo una serie de actividades, tareas o hitos clave de un proceso. Tan pronto tengas el visto bueno de tu tutor/a sobre el tema, elabora un cronograma  para tu uso personal de todas las fases de tu TFG, para poder planificar el tiempo disponible con base real.  Además, también te ayudará a planificar las tutorías y a preparar la defensa. En algunos casos, también tendrás que proponer uno como parte de tu propio TFG, dependiendo del tema (por ejemplo, son muy valorados en una propuesta didáctica o una programación de curso). Puedes ver cómo hacer un cronograma aquí.

Fichas bibliográficas, de lectura o de conceptos

Son fundamentales para obtener información de los documentos y trabajar con ella, tanto en el marco teórico como en la fase de contextualización de una intervención. Debes incluir obligatoriamente autor y título del libro, así como todos aquellos datos que necesites para tu TFG. Esto es muy útil cuando quieres aportar definiciones de varios autores sobre un mismo concepto (ejemplos: concepto de necesidades educativas especiales, o tipos de violencia de género). Puede parecer una pérdida de tiempo, pero te aseguro que compensa con creces. Así tendrás todo listo para cuando tengas que redactar y hacer citas. Puedes ver cómo elaborar distintos tipos de fichas aquí.

Cronómetro

Muy importante para preparar la defensa oral y adaptarte al tiempo que tengas sin pasarte ni quedarte a medias. Por norma general, una exposición estándar no suele exceder de 15 minutos. Tienes que tener una idea exacta de cuánto es ese tiempo para saber qué es lo que debe figurar en la defensa de tu TFG. Cuando ensayes, hazlo siempre con el cronómetro hasta que consigas exponer todo el contenido dentro del tiempo establecido. Eso sí, no valen las trampas ni los autoengaños: el discurso tiene que ser fluido pero tranquilo, sin acelerones ni saltos. Lo fundamental es que sea coherente y comprensible, teniendo en la cabeza también posibles preguntas del tribunal. Practica cuantas veces necesites y habrás ganado una buena dosis de seguridad en ti mismo/a. Recuerda que en Docendo Discitur puedo elaborar el powerpoint para que tu defensa sea espectacular.

2 comentarios en “3 cosas que debes aprender a usar si quieres ser productivo en tu TFG”

Los comentarios están cerrados.