Defensa oral, TFG, TFM

5 trucos para arrasar en la defensa de tu TFG

La defensa oral es un requisito imprescindible de los trabajos de fin de titulación. Para ser válido, un  TFG o TFM debe ser presentado en público. Una prueba de fuego para muchos estudiantes, poco acostumbrados a este tipo de evaluaciones. ¿Cómo afrontar una defensa si apenas has hecho exámenes orales en la carrera? Ante todo, tranquilidad. Es posible hacerlo, y además hacerlo bien. Te cuento cómo:

TFG TFM
Método, solidez y ensayo son las claves para triunfar con tu exposición [Imagen: Pixabay]

1. Mentalízate: es inevitable

Vas a tener que hablar en público, tanto si te gusta como si no. Negar la realidad o bloquearte solo hará más doloroso el proceso. Asume la defensa como una etapa más desde el momento en que empiezas a hacer el TFG o TFM. Incluso antes de escribir la primera línea. Te ayudará a tener la fortaleza mental suficiente cuando llegue el momento.

2. Machaca el tema una y otra vez

Es muy importante que manejes correctamente la información y prepares bien el tema. Para hablar al público que transmitir las ideas clave de tu discurso con convicción. Ir bien preparado te dará seguridad y cuando quieras darte cuenta ya habrás tomado velocidad de crucero. No te dejes engañar, en una buena exposición oral no hay trucos: o te lo sabes o no te lo sabes. Un buen orador improvisa mejor si sabe de lo que habla.

3. Prepara un buen guion

Va a ser tu herramienta fundamental de trabajo durante la defensa, así que mímalo como si fuese un hijo/a. Debe ser equilibrado, incluyendo los objetivos, el marco teórico, los resultados y las conclusiones. Deja márgenes amplios y cuida la tipografía, para que resalte lo fundamental. Señala las ideas importantes en otro color, con subrayadores… Cualquier método vale, siempre que te ayude a llevar un orden y mantener todo bajo control. Pero, sobre todo, no lo memorices: cuenta tu historia.

3. Ensaya, ensaya, ensaya

La naturalidad es un punto a favor, pero también hay que entrenarla. Si quieres hacer una buena defensa practica en casa ante un espejo, cuanto más mejor. Cuida la entonación y vigila las muletillas (los consabidos ¿vale?, bueno, y entonces, y ahora, por tanto, es decir etc). Ayúdate de un buen apoyo audiovisual, sin copiar en él todo el trabajo. Utiliza un cronómetro para tener una idea real del tiempo disponible (te ayudará a saber si te has pasado o quedado corto/a en los primeros intentos). Practica la visualización positiva: imagínate a ti mismo/a hablando de manera pausada pero fluida, y recibiendo la felicitación del tribunal. Te ayudará a eliminar temores infundados.

4. El agua te dará vida

Asegúrate de disponer de agua fresca a tu lado durante la exposición. Beber aclarará  tu garganta e hidratará tus mucosas. Minimizará el riesgo de la molesta tos irritativa (que puede acabar poniéndote nervioso/a) y también servirá de ayuda cuando quieras cambiar de apartado o recapitular. Un pequeño sorbo te hará ganar unos valiosos segundos para reordenar las ideas en tu cabeza y seguir adelante

En Docendo Discitur preparamos todo el proceso, incluida la defensa oral. Puedo facilitarte una guía exclusiva que te ayudará a triunfar con tu exposición. ¡Consúltame!