Actualidad, COVID-19

¿Online o presencial? 3 claves para convertir la COVID-19 en una oportunidad para la universidad

Terminados los exámenes de la primera parte del curso en la enseñanza superior, encaramos el segundo cuatrimestre en plena tercera ola de la pandemia de COVID-19 con los contagios desatados, el sistema público de salud asfixiado y restricciones muy severas en algunos lugares como es mi caso (Galicia). Por si esto no fuera suficiente, el ministro de Universidades ha revolucionado a la comunidad académica al apostar por los exámenes online en lugar de presenciales, enfrentando a rectores y estudiantado.   

Está claro que, si bien los protocolos se están cumpliendo dentro de las aulas, el número de estudiantes que deben examinarse es demasiado elevado para hacerlo presencialmente con seguridad. No tiene sentido ser escrupulosos con el aula si fuera de ella hay personas apelotonadas en los pasillos, fumando o haciendo cola durante más tiempo del recomendable. Ya escribí aquí que la universidad debía aprender de esta crisis si quería salir fortalecida. Vuelvo sobre el tema aportando mi humilde opinión sobre enseñar y evaluar de manera no presencial. ¿Es posible hacerlo bien? Sí, pero implica cambios y bastante más esfuerzo por parte de la comunidad educativa. Aquí resumo tres retos importantes.

examenes online pandemia covid-19
enseñanza no presencial
Enseñar y evaluar online no equivale a peor, sino a diferente [Imagen: Pexels]

1. Acompañar: un estudiante digital no debe caminar solo

Desde mi punto de vista, la relación entre profesorado y alumnado se parece mucho a la de los profesionales sanitarios y sus pacientes: en los hospitales y en las aulas suceden cosas inesperadas. Es imposible separar a la persona de la experiencia, por lo que un estudiante debe sentir que lo que hace tiene un propósito y una dirección. Además, tiene que tener apoyos para mantener la motivación. Por ello, la enseñanza online no  es cargar al alumnado de tareas, sino facilitarle herramientas para que trabaje de manera autónoma con los canales adecuados de tutela. Chat, teléfono, correo electrónico, salas de trabajo virtuales… hoy las posibilidades son múltiples, solo tenemos que incorporarlas.

2. Evaluación (realmente) continua

Quienes llevamos años en la docencia hemos oído hablar de la evaluación continua como ese hilo musical neutro de hotel caro que se te queda incrustado en el cerebro. En estas circunstancias no se puede trabajar de manera lineal como si existiera continuo contacto personal. Siempre es fundamental evaluar el progreso de los estudiantes, pero si vamos a hacer exámenes online, es imprescindible. Para que tenga éxito, antes de llegar al examen el profesorado debe haber planteado una serie de tareas que permitan ir acumulando ítems para valorar la evolución. Un calendario a principio de cada materia es muy clarificador para profesorado y estudiantes: ambos saben qué tendrán que hacer y en cuánto tiempo. Diseñarlo no es sencillo, pero a la larga resulta cómodo y mucho más efectivo.    

3. Nuevos tiempos, nuevas pruebas   

Aquí reside el quid de la cuestión. Si pandemia ha cambiado nuestra manera de vestir, de saludar y hasta de ligar, ¿por qué seguimos examinando igual? El temor al plagio, el fraude o las dudas sobre la identidad es lógico, pero solo tiene cabida en un contexto de mera instrucción memorística. Para obtener resultados diferentes, hagámoslo todo diferente. Las pruebas de aptitud y conocimiento pueden plantearse de muchas formas: resolución de casos, simulaciones, gamificación o tests con tiempo limitado que se dispongan de manera aleatoria en el ordenador de cada estudiante. De este modo, podemos permitirles usar todo el material que necesiten para construir conocimiento, no para repetirlo.

Así, la pandemia ha modificado aspectos que la universidad creía inamovibles, pero está en su supervivencia el adaptarse a los cambios. En Docendo Discitur estamos siempre pegados a la actualidad ¡no te pierdas nada!   

1 comentario en “¿Online o presencial? 3 claves para convertir la COVID-19 en una oportunidad para la universidad”

Los comentarios están cerrados.