Actualidad, Publicación y redacción científica

Género e investigación: cuando solo ellos son de primer nivel

El sesgo de género en el mundo académico no es nuevo. La desproporción entre el número de estudiantes femeninas en las universidades y la cantidad de mujeres que llegan a catedráticas, rectoras o líderes de equipos de investigación no deja de aumentar. Ya he hablado de esta realidad en este post al acercarme a la carrera investigadora de la mujer científica. Otro informe que lo prueba es Las científicas y el techo de cristal elaborado por Flora de Pablo, investigadora del CSIC. El dilema entre trabajo y maternidad, los cuidados familiares, la autopercepción de la propia valía o las dificultades para obtener financiación son mochilas invisibles que ralentizan (cuando no detienen) la progresión de las féminas. Más ejemplos: el caso de Evelina Leivada, que no puede cuidar a su bebé con prematuridad severa sin riesgos de perder su financiación. Y, pese a los avances de los últimos años, la situación reciente no mejora: el techo es tan duro que sigue sin romperse. El proyecto de ley de universidades (LOSU) presentado en septiembre, busca también reforzar la igualdad de oportunidades en la educación superior.

Sabíamos que ser mujer es un freno para muchos ámbitos de la vida y la ciencia no es ajena a esta tendencia. Ahora sabemos que la percepción que se tiene de la valía de las mujeres investigadoras está también distorsionada por el género. Un estudio publicado en inglés sugiere que los editores de revistas evalúan mejor a los académicos varones si se revela que trabajan en una universidad de primer nivel, pero el mismo sesgo no se materializa para las mujeres académicas. Es decir, ser varón otorga facilidades para ser percibido como mejor investigador en una institución considerada prestigiosa por los pares, independientemente de la calidad del material presentado.

El sesgo de género en el mundo académico está generando cada vez más investigación por sus implicaciones económicas y psico-sociales. [Imagen: Unsplash]

Para explorar el efecto del sesgo institucional en las decisiones de revisión por pares, los investigadores pidieron a los editores de las principales revistas de economía del mundo que evaluaran un puñado de resúmenes para adivinar si el artículo se publicó o no, las citas que había recibido y la evaluación general de su calidad.

Si bien todos los editores valoraron los mismos resúmenes, el estudio mostró variación si podían ver el nombre y la afiliación de la persona autora. A pesar de que el 79% de los 165 encuestados eran varones, el análisis encontró que no había un sesgo de género evidente en las evaluaciones, y que las mujeres no enfrentaban ningún sesgo cuando el nombre del autor era visible para el editor en comparación con cuando no lo era.

Sin embargo el estudio, encontró que los editores que evaluaron el trabajo de un autor masculino de una institución muy bien valorada, lo calificaron de manera más positiva si la afiliación se revelaba a los editores. Por otro lado, las mujeres de las mejores instituciones y las de menor rango no son evaluadas de manera diferente. Los éxitos de las mujeres quizás se atribuyen a la suerte o las políticas de acción afirmativa, mientras que los éxitos de los hombres se atribuyen a sus habilidades y destrezas. Hay que considerar, de nuevo, que en los comités de evaluación suele haber siempre menos revisoras (salvo quizás en ámbitos como Enfermería, Trabajo Social o Magisterio, considerados más aptos e históricamente monopolizados por mujeres). La cuestión dará seguramente para futuros posts.

La investigación subrayó la necesidad de una revisión por pares ciega en ámbitos como Economía, un campo tradicionalmente dominado por hombres, en la medida en que solo dos de los 84 Premios Nobel de la disciplina han sido mujeres.

El estudio original en inglés está disponible aquí: Gender, Institutions and Bias.

¿Eras consciente del arraigo de estos sesgos en un mundo tan aparentemente neutro y equitativo como la investigación académica? En Docendo Discitur estamos muy pegados a todos los temas de interés. ¡Sígueme y no te pierdas nada!

FUENTE: Este post ha sido elaborado parcialmente con información disponible en este post del blog Universo Abierto.