Actualidad, Eventos 39 escalones

Presentación de “39 escalones con vistas al mar” en Ourense

Seguimos recorriendo Galicia con las presentaciones de 39 escalones con vistas al mar. El pasado 8 de octubre fue el turno de Ourense, la ciudad sin mar que es tan bonita como desconocida. Allí nació mi padre. En su Campus estudié mi carrera y allí empecé mi vida independiente tras dejar el hogar familiar por primera vez. Por tanto, es otro de mis lugares vitales importantes. Ourense engloba una parte no menor de la historia que cuento en este libro.

Laura Novelle_FdV
En el precioso patio de El Cercano. Foto realizada por Iñaki Osorio para Faro de Vigo

Muchos compañeros, amigos e incluso una antigua jefa me acompañaron en esta presentación, que tuvo lugar en esa cafetería-librería-oasis que es El Cercano, en la que Moncho y su personal me trataron maravillosamente (gracias también a Librería Tanco, mi segunda casa, por ponernos en contacto). Tras una breve introducción, enseguida comenzaron a surgir los grandes temas que vertebran el libro: el empleo, la integración social, las desigualdades, la independencia personal o la sexualidad de las personas con discapacidad.

Dos momentos me parecieron especialmente interesantes. En el primero de ellos, una asistente dijo que la discapacidad no se sufría, sino que sufrían las desigualdades que provoca. Aún siendo cierta la segunda parte, yo sí creo que la discapacidad se sufre. Y mucho. La sufrimos quienes la tenemos y la sufre nuestro entorno, nuestros seres queridos. Cosa distinta es el modo en que cada persona decida afrontar vivir con ella. Y os aseguro que, por mucha energía y buenrrollismo que se le ponga, hay días en los que la sociedad nos lo pone muy difícil. En otro momento, otra de las asistentes dijo que para ella la gran fortaleza del libro era que hablaba de la discapacidad directamente, sin portavoces. La minoridad social y personal de las personas con discapacidad es, en efecto, otro de los grandes tabúes que aún quedan por derribar. Si 39 escalones con visitas al mar contribuye modestamemente a ello, ya habrá cumplido su misión.

A todos los que hicisteis posible esta estupenda jornada: ¡GRACIAS!